El Sistema de Pensiones dominicano (Régimen Contributivo), una mirada al debate actual (III)


En artículos previos de esta serie, se abordaron las posibles razones por las cuales la propuesta de utilizar hasta el 30% de los fondos acumulados y que son administrados por las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) ha generado tanto apoyo por parte de los trabajadores. De igual modo, en una segunda parte se explicó el porqué, a nuestra consideración, dicha propuesta no beneficiaría a los trabajadores así como tampoco implicaría un cambio sustancial en el sistema actual, que es lo realmente importante, nuevamente a mi entender. 

Actualmente, nos encontramos ante la gran pregunta que viene luego de una crítica ¿qué se debe hacer? o una más personalizada ¿qué propones?, pregunta las cuales pretendo responder en las próximas líneas. 

Tal y como se ha indicado, el sistema de fondos de pensiones bajo el régimen contributivo se basa en el aporte de fondos por parte de los empleadores y empleados para su administración por ciertas sociedades (AFPs), con miras a obtener rentabilidades a cambio de una comisión mensual de hasta 0.5% del salario mensual cotizable personal y comisión de hasta el 30% anual de la rentabilidad obtenida (doble comisión).

En un mercado competitivo, la misma dinámica del mercado excluye a aquellos agentes con un mal desempeño (excesos de costos operativos, precios elevados, pobre servicio al cliente, etc.), por ende las empresas siempre intentan superar a su competidor a través de un mejor desempeño. Sin embargo, en el caso del sistema de pensiones de la República Dominicana, las inversiones efectuadas son similares en cuanto al riesgo y beneficio, por ende, el afiliado no tiene ncentivos en transferirse de una AFP a otra, pues ofrecen básicamente lo mismo, lo cual es evidente que no es suficiente. En adición a lo anterior, las AFPs tienen garantizados cierto beneficios a través del cobro por administración de los fondos captados, por lo que mientras más afiliados más ingresos por concepto de administración de fondos, pudiéndose relativizar la necesidad de invertir en instrumentos financieros que ofrezcan una alta rentabilidad vs. instrumentos financieros más seguros y/o “confiables”.

Lo descrito anteriormente podría implicar cierto comportamiento de manada, en el cual el incentivo de las AFPs es obtener mayores beneficios sin distanciarse de la rentabilidad mínima aunque dichos beneficios sean mayores que los obtenidos por los afiliados, en vez de obtener la mayor rentabilidad a favor de sus afiliados y por ende el mejor desempeño dentro del mercado.

Para el autor, la situación descrita anteriormente podría ser resuelta o atenuada mediante la inclusión de representantes de los beneficiarios en los órganos de decisión y/o de fiscalización de las AFPs, sin que esto implique una sustitución de las funciones y atribuciones de la Superintendencia de Pensiones. 

Existen numerosos mecanismos para garantizar una mayor representación en las AFPs, ya sea a través de una cuota en los distintos consejos de administración a partir de la cantidad de afiliados, votación de los miembros (afiliados), designación por parte de los afiliados de un órgano externo de control/fiscalización de las actuaciones, salarios, costos, gastos operativos, criterios para realizar inversiones, etc.

Una mayor representación en los entes decisorios sobre el manejo de nuestros fondos o por lo menos en los entes de supervisión, generará mayor interés en los afiliados y a su vez más transparencia en las inversiones, sus rentabilidades y criterios de selección. Ampliando sobre esto último, exhorto al lector a revisar sus últimos tres reportes remitidos por su AFP, posiblemente observará una relación de los aportes efectuados, su rendimiento y el balance acumulado, sin embargo, no encontrará ni señales de los instrumentos financieros seleccionados, criterios, rentabilidad, entre otras. 

Una representación de los afiliados obligaría a evaluar las inversiones efectuadas, su confiabilidad, pertinencia, rentabilidad, inversiones en grupos relacionados, riesgo de las mismas, desempeño, etc. Asimismo, la inclusión de representantes de los afiliados reduciría los “conflictos de intereses” entre los intereses de las AFPs, el de sus dueños -en su mayoría grupos financieros- y el de los beneficiarios. 

De igual forma, esto contribuiría a promover en los cotizantes interés en este sistema previsional, un ejercicio más efectivo de sus derechos, entre otros. 

Claro, los representantes o funcionarios designados deberían cumplir con ciertos perfiles establecidos para estas funciones, así como sus actuaciones y/u omisiones deben conllevar consecuencias civiles y penales, al igual que la de los miembros del Consejo de Administración de las AFPs. De igual modo, la elección de representantes debe ser transparente, justa y con mecanismos accesibles a los afiiados. 

Quizás la solución parezca simple, sin embargo no lo es, implica introducir elementos externos a una sociedad de capital privado con intereses distintos a los que posiblemente tengan aquellos propietarios; intereses que no son incorrectos pues todo el que incurre en una actividad lo hace para obtener un beneficio (moral y/o económico), en este caso, en una actividad comercial y por ende, lo más probable, un beneficio económico, por lo que se generarían numerosas fisuras, reticiencia en aceptar, incluir, involucrar los nuevos miembros, advertencias de colapso del sistema, limitaciones en actuaciones, así como cualquier otro fatalismo imaginable. No obstante lo anterior, la solución propuesta es realizable y generaría beneficios para los cotizantes, beneficios para el sistema, incluyendo a las mismas AFPs que actualmente son parte del problema, pero pueden ser parte de la solución. 

Dicha solución iniciaría, en principio, con una modificación legislativa a la Ley 87-01 que crea el Sistema Dominicano de Seguridad Social así como la emisión de distintas normas reglamentarias.

Es tiempo de discutir seriamente lo que pretendemos alcanzar como país con este tema, lejos de propuestas populistas e intereses disfrazados. 

Publicar En Google Plus

Sobre EL SUR INFORMA

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario