CRECIENDO JUNTOS TV 10:00 A 11:00AM

CRECIENDO JUNTOS TV 10:00 A 11:00AM
Por TV10 San Juan

3 puntos fundamentales en la vida para aprender a dejar fluir las cosas

Danitza Covarrubias

Muchas personas hablan de estar bien dentro de las dificultades. Hablan de fluir con la vida.

Es realmente válido poder cuestionar este paradigma. ¿Cómo se supone que ante todos los sucesos de la vida debamos ser felices?, si la vida está llena de sucesos hermosos y disfrutables, así como de otros dolorosos y terribles.

La vida es un río interminable, en la que somos una pequeña molécula en una inmensidad de agua. Poder comprender el sentido de nuestra existencia, y poder movernos en esa imagen poderosa suele ser impactante y desconcertante. Nos lleva en su flujo de un lado a otro sin parar.

Sostener un bienestar incluso en la tormenta. Movernos a los cambios. Estar en un paraíso armónico y pacífico. Poder colaborar en el torrente del río.
La gran pregunta, ¿cómo?

Suelen ser dificultades de todos los seres humanos. Pareciera que la vida suele ser un enigma que apenas comenzamos a comprender cuando ya nos da un giro inesperado. Tenemos de niños la ingenua idea que de adultos todo será mejor, y cuando devenimos en adultos, extrañamos la vida de niños. Y así la vida llena de paradojas, y de cuestiones existenciales sin resolver.

Y entonces, sigue siendo la pregunta: ¿cómo? ¿cómo fluir con la vida? ¿qué elementos son necesarios plantear para lograrlo?

A continuación, te planteo algunos puntos que podrían ser de ayuda:
1 Sana lo humano

Recupera tu historia, sánala, y resuelve tus relaciones interpersonales con los demás. Esto disminuirá considerablemente el peso de tu vida, y podrás disfrutarla más, tener más claro lo que es relevante en la vida.

Muchos de los obstáculos que enfrentamos tienen que ver con lo que no hemos terminado de aprender de nuestra propia historia personal. Atrévete a darte un clavado en ella, ya sea por ti mismo, o acompañado por un profesional.
2 Enfócate en tu crecimiento personal y espiritual

Si tienes claro a dónde vas, cuál es el sentido de tu vida, te será más fácil volver a centrarte. Cada que haya obstáculos o circunstancias inesperadas, podrás recuperarte si tienes siempre en cuenta lo esencial. Lo esencial lo puedes recuperar si despejas la visión dejando de lado los enredos de tu historia, de tu sistema familiar. Es por eso importante que primero logres el punto 1, para poder entonces ir hacia el punto 2.


Ten claro quién eres, cuáles son tus talentos, qué aportas tú a este mundo, y cómo quieres hacerlo. Crece en todos los aspectos. Siempre con claridad de lo esencial.
3 Vive tus emociones

Cuando tengas emociones que procesar, date tu tiempo para hacerlo. Alegría, felicidad, agradecimiento: siéntelas y exprésalas intensamente. A los inevitables momentos de tristeza, dolor, enojo, dales su espacio y su momento.

Esto no significa que todo lo que avanzaste fue mentira. Simplemente es necesario para avanzar. Aprende su lección. Agradéceles su función que cumplen. Retoma el camino encontrando lo esencial del punto 1. Recuerda que cada experiencia te lleva a ser quien eres, y a ser mejor si te enfocas en vivirlo sacando el fruto que trae consigo.
4 Vive el presente

Muchos de los problemas que nos planteamos tienen que ver con no aceptar el pasado, o con mucho temor al futuro. Es importante para poder fluir mantenerte atento a lo presente. Esto no quiere decir que no pienses en el futuro, ni que olvides el pasado.

Es importante plantearte metas, objetivos hacia el futuro, conectado con tu sentido de vida. También es fundamental aprender las lecciones de pasado. Esto te lo dará los puntos anteriores. Te permitirá disfrutar más lo que hay a tu alrededor, lo que vives en el momento.

También facilitará resolver las vicisitudes de la vida, puesto que sólo se tratarán de lo actual, y no una sumatoria de emociones e historias que complejizan resolver. Medita y trabaja por conectar con ese ser espiritual, y mantenerte atento al presente.
5 Fluye con el cambio

Confía en Dios, o la imagen espiritual del alma suprema que tú tengas. Confía en sus razones. Aprende, y vuelve a cuestionarte y replantearte el punto 1, donde tal vez, a partir de lo que has crecido, puede ser que haya modificado un poco.

Fluye y vive. Ama la vida, y con la vida a todos en ella. Amate tú mismo. Sólo tienes esta oportunidad que es hoy y ahora.



Publicar En Google Plus

Sobre EL SUR INFORMA

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario